De acuerdo a la OMS, ya se han informado, que más de 23 países padecen el caso del Zika, virus que circula en África, las Américas, Asia y el Pacífico.

“…El nivel de alerta es extremadamente alto…”, ha dicho Margaret Chan, Directora del organismo internacional.

El virus del Zika se identificó por primera vez en un mono hacia 1947 en Uganda, y fue bautizado así por el nombre del bosque donde fue descubierto, a las afueras de la capital de Uganda, Kampala. Pero irónicamente, el Zika, “no es una enfermedad muy importante” en África, donde la malaria, que también es transmitida por mosquitos, es el principal asesino.

El agente infeccioso, similar al dengue, puede provocar el síndrome de Guillain-Barré, un trastorno neurológico que causa debilidad, pérdida de reflejos, entumecimiento, dolor y visión borros, entre otros síntomas. También microcefalia, que es el desarrollo anormal del cráneo y el cerebro en bebés y fetos.

La OMS, está prestando apoyo a los países en el control de la enfermedad por el virus de Zika mediante el fortalecimiento de la vigilancia, seguimiento y recomendaciones a las personas infectadas por el virus, definiendo las áreas de investigación prioritaria, así como la colaboración en la eliminación de los mosquitos.