En la imputación de cargos al contratista del Acueducto de Bogotá, Andrés Cardona, salieron a la luz algunos nombres de personas que fueron beneficiadas con los sobornos de la constructora o que sirvieron de intermediarios para que el millonario contrato para la construcción del interceptor Tunjuelo – Canoas en el sur de Bogotá, quedará en manos de Odebrecht.

Entre esos nombres y supuestas reuniones de Cardona con funcionarios públicos aparecen los hermanos Moreno Rojas, Samuel, ex alcalde de Bogotá e Iván, ex senador. El contrato se firmó por 244.000 millones de pesos y esa obra que aún sigue pendiente.

“El 4 de octubre de 2009 se reunió en la casa de Álvaro Dávila junto con Ivan Moreno, Manuel Sánchez, Luis Bernardo Villegas y Emilio Tapia época en donde estaba en curso la licitación del proyecto. Luego la empresa de Acueducto en audiencia pública adjudica el contrato al consorcio canoas”.

En esa audiencia de imputación el fiscal del caso explicó que Cardona recibía instrucciones de los hermanos Moreno Rojas para elegir el contratista que mejor pagaría las comisiones y así definir el destino de la licitación, como efectivamente ocurrió a favor de Odebrecht.

“Usted (Cardona) se encargó junto a Emilio Tapia Aldana, por intermedio del señor Iván Moreno y de Samuel Moreno de seleccionar al contratista al que se le adjudicaría la obra”.

A partir de esas revelaciones y de las declaraciones que reposan en la Fiscalía en este capítulo del escándalo de sobornos, los investigadores del caso concluyeron en la necesidad de vincular a Samuel Moreno y su hermano Iván, al caso, lo que les deja una nueva investigación, los dos están condenados y detenidos por el “carrusel de contratos de Bogotá”.

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente