Se trata del pez basa, originario del río Mekong en Vietnam, alcanza hasta 1,33 metros, en su dieta se encuentran todo tipo de alimentos incluyendo los peces. Puede pasar como un bagre más, pero en realidad no lo es. Es un pez que puede alcanzar grandes tamaños y, al ser un pez migratorio, depredador y omnívoro, puede tener un alto impacto en el equilibrio eco-sistémico. Se adapta con facilidad a las condiciones del trópico y a los bajos niveles de oxígeno disuelto del río.

Sin embargo, en el Catálogo de la Biodiversidad Acuática Exótica y Trasplantada en Colombia, elaborado por Humboldt en el 2012, este animal figura en el nivel de alto riesgo, por sus impactos en la fauna nativa y “las enfermedades a nivel de las agallas”.

Pez Basa_- -_

El hallazgo de esta amenaza ocurrió en agosto de este año en la cuenca del río Magdalena, en el tramo de Puerto Berrío, Antioquia y Barrancabermeja, Santander. Poniendo así en peligro, cerca de 200 especies de peces que contiene el río, donde ya 35 están en algún grado de peligro de extinción.

Una de las hipótesis que manejan los investigadores, sobre el cómo se presentó el espécimen, es que se escapó de uno de los criaderos ilegales que poseen algunas granjas y llegó a través de los hilos de agua que conducen a la cuenca del Magdalena. Además que se tiene conocimiento de ciertas tiendas de mascotas en Bogotá que los venden como peces ornamentales.

La preocupación es, que con esta intromisión va a ser más difícil para las especies domésticas sobrevivir y se pone en riesgo la seguridad alimentaria de 200 mil familias y el lucro de 35 mil pescadores que dependen del río, todo esto se verá venir, si no se ponen control a la expansión del pez basa, que amenaza con poner en crisis todo el ecosistema.