Con el reciente suceso en la Habana, muchos han sido los ires y venires de comentarios en pro y en contra, unos fundamentados otros no tanto, incluso han salido especulaciones, rumores sobre cómo podría ser el funcionamiento una vez sea plasmada la rúbrica del acuerdo.

Uno de esos conceptos; que para algunos suena bastante maravilloso, para otros lógicamente no, y mucho menos para los afectados; es del Fiscal Montealegre, que consiste en someter al Tribunal Especial para La Paz a los expresidentes.

La nueva polémica generada por el Fiscal, sobre los efectos del tribunal especial para la paz, busca que una lista de expresidentes sean cobijados bajo los alcances de dicho tribunal. Según Montealegre, los expresidentes tienen un fuero que les impide ser investigados por la Fiscalía, pero este fuero no cobija hechos anteriores a su mandato.

Según el Fiscal, en el caso particular de Uribe, el expresidente podría ser investigado por el tribunal especial por las denuncias que tiene cuando pasó por la gobernación de Antioquia. Esos actos que realizó como gobernador están siendo investigados por la Corte Suprema de Justicia y pueden entrar a justicia transicional, mientras que, los actos cometidos como presidente de la República seguirán en el Congreso.

Según el Ministro de Justicia, Yesid Reyes, este concepto del fiscal no ha sido contemplado por el gobierno. “…estas son interpretaciones del fiscal; jamás se pensó que los expresidentes tuvieran que acudir a ese tribunal y eso termina haciendo daño al proceso…”

Y la respuesta de Uribe no se hizo esperar. “…Le van a entregar el país a las Farc, van a hacer este daño por meterme a mí a la cárcel, valiente gracia, esa es la paz imperfecta que están buscando, valiente gracia”.