La Superintendencia de Transportes, al considerar que Uber, es un servicio no autorizado y lo presta en condiciones irregulares, reafirmó en segunda instancia, que la plataforma deberá pagar una sanción por la suma de 451 millones 45 mil pesos, es decir, 700 salarios mínimos mensuales vigentes.

La Supertransporte enfatiza que Uber presta un servicio sin autorización y sin el cumplimiento de los requisitos solicitados por la normatividad de transporte, valiéndose de una herramienta tecnológica.

“…Socios y conductores adscritos a Uber y a su plataforma prestan un servicio no autorizado. El fallo es en segunda instancia y no proceden otros recursos…” dijo el Superintendente de Transporte, Javier Jaramillo.

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente