La Superintendencia de Servicios Públicos multó por cerca de $1.475 millones a la empresa de energía Vatia en Cali, por retener durante casi tres años los excedentes de recursos que registró por los subsidios para estratos uno, dos y tres por prestación del servicio en la capital de Valle del Cauca.

La delegatura de Energía y Gas Combustible de la Superservicios explicó que Vatia debía consignarle al Ministerio de Minas y Energía más de $12.130 millones en el 2013, pero solo entregó el dinero hasta el 2016 tras alcanzar un acuerdo de pago con dicha cartera.

Los recursos correspondían a un exceso de presupuesto para subsidios de energía que había recibido la empresa por parte del Gobierno y la empresa de energía podrá interponer un recurso de reposición ante el Superintendente de Servicios por la multa que la entidad de control le impuso.

De acuerdo con la Superservicios con el retraso de dicho pago, Vatia afectó el equilibrio de subsidios y contribuciones y va en contravía a la carga de recursos que deben pagar por el servicio de energía los consumidores de estratos cuatro, cinco y seis.

Dichos estratos deben pagar un sobrecargo en su factura, que garantiza los recursos para los subsidios de los estratos bajos de modo que estos pagan por el servicio una tarifa moderada según sus ingresos.

En 2016 el Sistema Interconectado Nacional desembolsó $2,6 billones en subsidios, pero apenas recaudó $1,1 billones en contribuciones para la misma actividad, lo que le representa un déficit de $1,6 billones.

Además, el sistema calcula que 10,9 millones de colombianos de estratos entre uno y tres rebicen subsidios al servicio, pero apenas 570.738 colombianos de estratos cinco y seis realizan los aportes adicionales en la tarifa de energía mediante su factura.

El subsidio sobre la tarifa de energía se aplica en un 60% sobre el costo unitario de prestación del servicio para el estrato uno, de 50% para el estrato dos y de 15% para el estrato tres. Por su parte, los usuarios de estratos cinco y seis, así como aquellos del sector comercial regulado, deben pagar un 20% adicional sobre el costo unitario.

La gestión de la Superservicios

Este año la Superintendencia de Servicios también multó al acueducto de Villavicencio, por incumplir con las normas de prevención y atención de desastres, lo que habría puesto en riesgo al 70% de sus usuarios.

De acuerdo con la Superservicios, el plan de emergencia de la empresa no cumplía por completo con ninguno de los aspectos mínimos que exige el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio.

Además, en el plan de emergencias la empresa de acueducto no relacionó el inventario de sus recursos físicos, financieros y humanos con los que contaba para atender una posible emergencia en los servicios que presta a la capital del Meta

La Superservicios también adelanta la intervención a Electricaribe desde finales del 2016 y en el reporte de gestión que realizó, reveló que las deudas de la empresa que cubre la costa Caribe tiene deudas por $4 billones.

El interventor de Electricaribe destacó en su momento que al cierre del 2016 la compañía presentó pasivos por $4,26 billones, de los cuales $1,8 billones corresponden a deuda. Lastra explicó que cerca de $1,5 billones constituyen deuda de corto plazo mientras que otros $260.000 millones son deuda de largo plazo.

Además, Lastra señaló que sin la intervención, si los bancos le pidieran a Electricaribe los $1,5 billones de corto plazo, el déficit de la compañía al cierre de este año pasaría de $330.000 millones hasta $2,3 billones.

La compañía encargada de proveer energía a toda la costa Caribe también tiene deudas congeladas por $2,4 billones, de los cuales a los proveedores de energía les corresponden cerca de $400.000 millones, a los proveedores de bienes y servicios les deben $200.000 millones y a los bancos $1,8 billones.