Mucha gente de la ciudad de Barranquilla se encuentra sorprendida por la llegada este domingo de la polémica exrectora de la Universidad Autónoma del Caribe, Silvia Gette Ponce.

Según sus abogados, la mujer condenada por el delito de soborno, habría aterrizado a las 9 de la mañana en la capital del Atlántico a  cumplir con la prisión domiciliaria ordenada por un juez de la república.

La pregunta de los Baranquilleros es, “…por qué a la exrectora se le hizo efectivo el beneficio de la  domiciliaria, si Gette tiene en su contra una medida de aseguramiento por otra investigación que adelanta la Fiscalía…”.