‘Sigan siendo Felices’: Édgar Perea, paz en su tumba.

El reconocido narrador deportivo Édgar Perea falleció a sus 81 años de edad tras múltiples complicaciones de salud.

530

 

El negro Perea’ o ‘El Campeón’ como muchos le decían, fue una de las voces radiales más reconocidas en el país, y su particular forma de narrar llegó hasta el punto de silenciar los televisores.

Perea, fue el creador de la popular frase ‘Junior tu papá’ con la que acompañó al equipo de sus amores. Y también de “Sigan siendo felices, Édgar les dice”, con la que usualmente se despedía.

Su reconocimiento, fama y el amor que cultivó en los radioescuchas le permitieron dejar la narración para dedicarse a la política, llegando ser en 1998 Senador del Congreso de la República, pero que en el 2000 le fue revocada su envestidura luego de transmitir un partido de fútbol al mismo tiempo que ejercía el cargo público. En el 2008 fue nombrado embajador de Colombia en Sudáfrica, cargo que ocupó hasta 2011.

Desde el pasado 6 de abril de este año, Perea estaba hospitalizado en la Clínica de la Fundación Santa Fe, el narrador venía presentando una serie de dificultades respiratorias y renales desde hacía varios meses, pero el domingo pasado tuvo diversas complicaciones que finalmente desencadenaron en una serie de convulsiones que lo llevaron a su muerte el lunes 11 de abril en la misma Clínica.

Según sus familiares el narrador deportivo será velado hoy en Bogotá, para luego ser trasladado a Barranquilla, ciudad adoptiva del chocoano, donde será cremado. Sus cenizas serán esparcidas en el Estadio Metropolitano de Barranquilla, dijo su hijo Sidar Marcelo Perea. Cumpliéndole  así el deseo de su padre, que al momento de morir sus cenizas fuesen arrojadas durante un partido del Junior.

Las palabras, los mensajes no se hicieron esperar en las redes sociales para despedir al ‘campeón’ de campeones; compañeros, personalidades del mundo deportivo y de la política lamentaron el fallecimiento y agradecieron su apasionado acompañamiento al fútbol de la selección.