Inocencio Meléndez, lo recibieron con misa a la que asistieron las autoridades de su pueblo natal, San Onofre, Sucre. En este pueblo pasó una infancia humilde repartiendo agua en burros. Meléndez, fue el subgerente jurídico del IDU, que en su momento recibió buenas sumas de dinero por parte de Los Nule para modificar en los contratos, aquella letra que nadie le gusta leer, la menuda. Pero por haber aceptado los cargos y colaborar con la justicia, tan solo pasó un breve tiempo en el patio de funcionarios públicos de La Picota.

Ahora en Bogotá, permanece con prisión domiciliaria en un apartamentico en Rosales, y se alcanzan a imaginar ¿quiénes se lo dieron?, Los Nule. Además de esto tiene autorización para dictar algunos cursos en Universidades, incluso fuera de Bogotá. ¿Cómo serán esas clases, yyyy cómo saldrán formados los estudiantes?