Ante un juez de Cartagena, la Fiscalía General de la Nación pidió la preclusión de la investigación que se adelantaba contra el ciudadano italiano Giorgio Brichetti por el delito de trata de personas.

El italiano fue detenido en septiembre de este año en su apartamento en el barrio Bocagrande de la ciudad, en donde se le encontró con dos niñas.

Según se conoció, el extranjero llevó a las menores de edad a su casa para darles comida y prestarles un teléfono para que se comunicaran con sus familias.

Las jóvenes afirmaron que no hubo insinuaciones de su parte ni nada que indicara que se estaba cometiendo un delito en su contra y reconocieron que ellas pidieron el teléfono prestado al hombre.