Cualquiera pensaría que con el futuro acuerdo de paz que está por firmarse, y con los posibles diálogos que se puedan dar con la otra guerrilla ‘ELN’, sería suficiente para que la inversión extranjera se consolidará en el país y el panorama económico iniciara su cambio, no obstante, la realidad es otra.

Marcas como: La Polar, Mondelez que se cerró su planta de producción (fabricante de Chiclets Adams, Bubaloo entre otras), Icollantas Michelin (Situación similar), Bayer Farmacéutica, Compañía Colombiana Automotriz (CCA) quienes ensamblan carros Mazda, Ripley, Citybank, han ido abandonado poco a poco el país, dejando sin querer, un índice de desempleo industrial significativo.

Aunque “La preocupación del Gobierno está enfocada en mostrar que Colombia es una paraíso de la inversión, pero toca cuidar que las empresas no se vayan del mercado local” aseguró Bruce Mac Master, Presidente de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI).

Sin embargo, existen numerosos rumores por la partida de las grandes marcas del mercado colombiano, como por ejemplo la carga tributaria y el aumento sin control que ha tenido el dólar en el 2015; según el Presidente de Fenalco, Guillermo Botero, los empresarios están obligados a pagar los tributos así existan o no utilidades.

“Las cargas de impuestos son altas y las empresas tienen que pagar, se produzcan o no ganancias, esto es el caso de marcas como Ripley, Además de los aranceles específicos al calzado y las confecciones. Y la devaluación absolutamente exagerada que viene desde el año pasado”, aseguró el Señor Botero.

Según otra teoría que nace de los analistas pero con poco peso, el problema de esta situación radica, en que muchos de ellos llegan al país simplemente viéndolo con posibilidades de abrir mercado, considerando que por tener tradición en su lugar de origen serán bien recibidos donde lleguen. Esta teoría está muy ligada a la hipótesis que se maneja del poco conocimiento que se tiene del mercado colombiano haciendo que no prosperen en el país, sin embargo, estas teorías son de bajo peso y no tienen la fuerza suficiente para argumentar la partida de las empresas, puesto que los grandes grupos económicos no entrarán tan fácilmente a un mercado ajeno sin conocer los riesgos que se pueden correr.

Otra rumor que se ha manejado, es que los usuarios prefieren adquirir ciertos productos que son propiedad exclusiva de marcas o empresas, lo que hace ir al usuario al lugar donde se encuentra su sello de ropa, tecnología, comida, etc. Con lo que no se puede competir, generando pérdidas y la posterior salida.

Pero no todo es tragedia, existen marcas en el mercado colombiano que les ha funcionado y han llegado para quedarse como: Farmatodo, Falabella, Forever 21, Zara, Krispy Kreme, Starbucks entre otras, que han encontrado un entorno adecuado para sus productos siendo acogidos por el público.

¿A qué se debe esto?, según los analistas, porque ellos ofrecen productos y servicios que en el mercado local no se encuentran y que otras empresas extranjeras solamente imitan, además porque el segmento es distinto. También se suma el cierre del mercado con Venezuela, que para muchos se ha convertido en una pesadilla para otros una gran ventaja. También a esto se agrega la caída del petróleo que causa un bajonazo en las ventas de las economías del mundo.

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente