Esa historia y cientos de memes se hicieron virales en la red, asociando a la mujer con rocambolescas historias que se inventaron. Pero la más llamativa fue la del engaño a su esposo, que incluso fue recogida por el Daily Mail, el segundo periódico más leído en el Reino Unido. La noticia corrió como pólvora y los medios de comunicación chinos hicieron eco, publicando la historia y la fotografía, es así como la gente llegó a creer que realmente la mujer se había sometido a varias cirugías.

Pero sucede que la mujer, es la modelo taiwanesa Heidi Yeh, cuya vida cambió radicalmente cuando aceptó realizar unas fotografías, en el 2012, para la campaña publicitaria de una Clínica de Cirugía.

La campaña consistía en representar una familia, donde los padres son físicamente mucho más atractivos que los tres niños, y el slogan que acompañaba a la imagen comercial decía: “Lo único que tendrá que preocuparte después de una cirugía plástica, es que tendrás que explicar todo a tus hijos”.

Desde el principio se tenía planeado que la fotografía sería utilizada en medios impresos, pero desafortunadamente la sola imagen terminó viralizada en las redes sociales, destrozando la vida de Heidi Yeh. Fue tan brutal el cambio para la modelo, que realmente su prometido llegó a poner en duda su aspecto físico.

Actualmente la carrera y proyección laboral de Heidi se han visto afectadas, por esta razón, ha demandado, por 154 mil dólares, a la agencia de publicidad J. Walter Thompson (JWT) acusándola de un mal uso de su imagen.

Es así como: “Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”. Joseph Goebbels.