Justo en el momento, cuando está por hundirse el proyecto de ley donde se esperaba endurecer las penas por el delito de ataques a personas con agentes químicos, surge un nuevo episodio bajo esta modalidad de agresión.

Las autoridades están tras el rastro del atacante de Jenny Marcela Pardo Roa, estudiante de décimo semestre de Administración de Empresas de la Universidad Cooperativa de Colombia.

Gracias a las cámaras del sector, cuyos videos ya están en poder de los investigadores de la Seccional de Investigación Criminal. La Policía ya cuenta con cierta información; el atacante tras haber lanzado el agente químico, huyó en un taxi. Los datos recolectados por los investigadores de la Sijín, es que, al parecer, la joven no conocía al agresor que tenía tez morena.

La víctima manifestó no tener amenazas, en ese momento no le robaron nada y que el incidente no está relacionado con asuntos pasionales. Por ahora las autoridades no descartan ninguna hipótesis, entre ellas está, atribuir el hecho a problemas raciales.

Sobre lo sucedido, la Universidad se manifestó a través de un comunicado prensa, “…Rechazamos todo tipo de violencia. […], Apoyamos a nuestra estudiante y a su familia en este difícil momento…”.

Miriam Roa, madre de la joven manifestó, “…Que pague por el mal que le hizo a mi niña. No es justo que no haya una ley que condene a un desgraciado como este…”

¿Qué está esperando el congreso? ¿Qué algún familiar de sus prestigiosos miembros sea una víctima de esta modalidad de ataque para aprobar una ley que endurezca las penas a este tipo agresores?

Congresistas_2