Mediante fallo de primera instancia, la Procuraduría General de la Nación suspendió por tres meses al señor Julián David Díaz Moyano, en su calidad alcalde del municipio de Gigante (Huila), por las irregularidades presentadas en la licitación abierta liderada por su despacho para la construcción a todo costo de 32 unidades sanitarias con conexión a red de alcantarillado y/o sistema séptico en zona urbana y rural.

El Ministerio Público concluyó que en desarrollo de la citada licitación el entonces alcalde publicó el 2 de junio de 2011 en la página del Secop, entre las 8:26 y 8:28 de la noche, un acto administrativo que ordenaba la apertura del proceso y el correspondiente pliego de condiciones definitivo, estableciendo como requisito habilitante y de carácter obligatorio la visita al lugar de la obra al día siguiente a las 7:00 de la mañana, restringiendo la participación de los oferentes.

Con su conducta, el exfuncionario violó los principios de transparencia y responsabilidad porque esta situación impidió a los proponentes conocer con tiempo la fecha y hora en que se realizaría la visita de obra obligatoria y, al no asistir, consecuentemente quedaban impedidos para participar en dicho proceso contractual, situación que a juicio del a Procuraduría pudo haber sido subsanada por el entonces mandatario.

La falta fue calificada como grave a título de culpa grave, teniendo en cuenta que su actuar “se produjo sin el cuidado necesario que cualquier persona del común, puesta en su misma situación, imprimiría a sus actuaciones”.

La determinación disciplinaria no fue apelada por la defensa del señor Díaz Moyano, por lo que el fallo de primera instancia quedó ejecutoriado.

Teniendo en cuenta que para el momento en que se impuso la sanción el señor Díaz Moyano no ostenta el cargo, la suspensión se convierte en multa equivalente a tres meses de salario devengados para el año 2011.