Últimamente abundan rumores sobre el fin del mundo que ponen en vilo las redes. Uno de los temas, por ejemplo, fue el relacionado con que el mundo se acabaría el 21 de diciembre de 2012, de acuerdo a las predicciones del calendario Maya, por el impacto de un asteroide.

Desde entonces existen muchas predicciones, de comunidades religiosas, de profetas, de la abuela ciega, del científico ruso, y hasta el del pulpo donde vaticinan la colisión de un asteroide en la Tierra y la vida, tal y como la conocemos en la actualidad, perecerá, suena nefasto, ¿no? Este hecho, según las habladurías, ocurriría entre 15 al 28 de septiembre del 2015. Los rumores también brindan detalles sobre el lugar del impacto, señalan que sería cerca a Puerto Rico, y los consecuentes terremotos y tsunamis que ocasionarían la destrucción de la costa este de Estados Unidos, México, Centro y Sur de América.

Fue tal, la repercusión de esta presunta profecía, que la mismísima NASA debió salir a desmentir públicamente los dichos mediante un comunicado, asegurando: “…la NASA no conoce ningún asteroide o cometa que actualmente esté en curso de colisionar contra la Tierra […] hasta donde podemos decir, no es probable que ningún gran objeto golpee la Tierra en los próximos 100 cien años…”

No obstante, todos podemos estar tranquilos y disfrutar lo que tenemos de vida, a no ser que todo sea un secreto de estado.