Una pena de 11 años, dos meses de prisión y multa de 1334 salarios mínimos legales mensuales vigentes, fue la que el Juzgado 8 Penal del Circuito Especializado de Bogotá profirió en contra de Nelson Enrique Giraldo González, por el delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes agravado.

El procesado fue detenido en flagrancia el 17 de febrero de este año, en la vía que de Espinal (Tolima) conduce a Girardot (Cundinamarca), transportando 260 kilos de cocaína, en un vehículo de alta gama con logos falsificados de Naciones Unidas.

De acuerdo con la investigación de un fiscal de la Dirección Nacional Especializada Antinarcóticos y Lavado de Activos, en coordinación con la Dijín y la Agencia Antidrogas DEA, se identificó la red criminal dedicada al transporte de sustancias estupefacientes y que tendría vínculos con organizaciones de narcotraficantes ecuatorianos y colombianos, quienes habrían adquirido varios vehículos de alta gama para instalarle logotipos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), así como placas diplomáticas, para evitar el control y pasar desapercibidos ante las autoridades.

Se estableció además que la banda tenía centro de operaciones en los departamentos del Cauca, Nariño y Caquetá,  donde tienen los laboratorios para el procesamiento de la base de coca aprovechando el orden público de estas zonas del país.

Al parecer dicha estructura tiene el control de cultivos, la producción, el procesamiento y transporte de clorhidrato de cocaína, desde las zonas montañosas de los citados departamentos hacia los principales puertos de envío de Colombia.

El destino del estupefaciente incautado era la Costa Atlántica, para luego ser transportada a Centroamérica, donde sería recibido por narcotraficantes mexicanos quienes la comercializan posteriormente en los Estados Unidos.