El investigado podría estar incurso en falta disciplinaria por cuanto al parecer en el año 2013 no expuso durante la primera sesión del Concejo Municipal el informe general sobre los avances de su gestión en el 2012.

La Procuraduría General de la Nación formuló cargos contra el señor Hugo Alexander Ocampo Ríos, en su condición de alcalde municipal de Tarso (Antioquia), por presunto incumplimiento de sus deberes.

El auto de cargos señala que entre los deberes del señor Ocampo Ríos estaba el de presentar un informe sobre su administración en la vigencia 2012 durante la primera sesión ordinaria del Consejo Municipal del 2013, y presuntamente, omitió hacerlo, al tiempo que no habría aportado las explicaciones pertinentes que justificaran su conducta.

Consideró el ente de control que con esta conducta el investigado podría haber impedido que esta corporación conociera el avance de su gestión, el cumplimiento de las políticas públicas y el desarrollo económico y social generado en el municipio, y así poder ejercer eficazmente el control político.

El mandatario podría estar incurso en falta disciplinaria por presuntamente transgredir el Código Disciplinario Único y la Carta Política, entre otras normas, que consagran los deberes de todo servidor público.

En esta etapa del proceso disciplinario la imputación de la conducta se hizo a título de dolo y la falta endilgada al sujeto disciplinable fue calificada como grave porque, al parecer, incumplió mandatos legales asignados a la primera autoridad administrativa y política de Tarso.