• El disciplinado suscribió un contrato de prestación de servicios profesionales con un contratista que no tenía la idoneidad ni el conocimiento para efectuar el avalúo de un predio para la construcción del patinódromo municipal.

Por desconocimiento de los principios que regulan la contratación estatal, la Procuraduría General de la Nación, en decisión de segunda instancia, sancionó con destitución e inhabilidad general por el término de diez años al señor Robiel Pérez Estupiñán, quien para la época de los hechos se desempeñaba como alcalde municipal de San Alberto (Cesar).

El fallo disciplinario señala que el entonces mandatario celebró un contrato de prestación de servicios profesionales con un licenciado en ciencias sociales, quien no tenía la idoneidad ni el conocimiento para ejecutar el objeto pactado en lo referente a efectuar el avalúo de un predio para la construcción del patinódromo, situación que obligó al contratista a subcontratar esta labor con un tercero.

A juicio de la Procuraduría, el señor Pérez Estupiñán transgredió el numeral cuarto del artículo segundo de la Ley 1150 de 2007, referido a la prestación de servicios profesionales en concordancia con el artículo 82 del Decreto 2474 de 2008, vigente para la época de los hechos, que establecía como requisito para la suscripción de ese tipo de contratos, que la persona seleccionada estuviera en capacidad de ejecutar el objeto del contrato y de demostrar la idoneidad y la experiencia requerida.

Para la Procuraduría no fueron de recibo los argumentos del apoderado del exmandatario, quien negó la intervención de su representado en el proceso de selección del contratista, pues tras analizar el material probatorio se encontraron documentos con su firma que avalaron la suscripción del cuestionado contrato.

La conducta del disciplinado fue calificada como gravísima a título de culpa gravísima.

Finalmente puntualizó la Procuraduría Regional de Santander que en su calidad de ordenador del gasto el exalcalde “debió realizar una rigurosa vigilancia a la gestión contractual” y adelantar un estudio comparativo entre el perfil profesional y la necesidad a satisfacer, verificando que el profesional escogido demostrara su experiencia e idoneidad para ejecutar el objeto a contratar.