Después de varias amenazas de muertes y un intento de envenenamiento, en  el que resultó afectado  su compañero de celda, las directivas del Inpec ordenaron el cambio de penal.

Las investigaciones indican que habrían llevado una comida envenenada a Tapia, alimento que fue ingerido por otro interno el cual resultó en la clínica.

Según la defensa del empresario estas amenazas se estarían presentando por el testimonio que brinda a la Fiscalía Emilio Tapia.

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente