Durante 3 años los usuarios del servicio de transporte público tuvieron problemas con las tarjetas recargables en las troncales de Transmilenio y con el SITP, porque en ciertas troncales de Transmilenio los sistemas de entrada no aceptaban la tarjeta verde como medio de pago y los buses del SITP no recibían la tarjeta azul ni la roja. Dado que su manejo está a cargo de empresas diferentes. TuLlave es de la compañía Recaudo Bogotá, mientras que las demás son gestionadas por Angelcom.

Transmilenio autorizó a Recaudo Bogotá, la instalación de torniquetes que leyeran todas las tarjetas, logrando así en el primer semestre del 2014 el montaje de los equipos, en 115 estaciones y 7 portales.

Pero en la Madrugada del martes, se terminaron de instalar los últimos torniquetes que aceptan todos los medios de pago.