La extesorera del Hospital de Belén de Umbría (Risaralda), Luz Adriana Montoya Hernández, fue cobijada con medida de aseguramiento por el desfalco de 521 millones de pesos de esa entidad, sustraídos entre los años 2011 a 2013.

La Fiscalía Primera Delegada ante el Tribunal Superior de Pereira le imputó a la exfuncionaria los delitos de peculado por apropiación y falsedad en documento privado, conductas que Montoya Hernández reconoció ante el Juzgado Cuarto Penal Municipal de Garantías.

Las indagaciones que realizaron los peritos contables de la Unidad Anticorrupción del CTI establecieron que la mujer realizó más de 250 traslados financieros desde enero de 2011 hasta agosto de 2013, en los cuales hizo paulatinamente transferencias electrónicas de dinero desde la cuenta bancaria del hospital a su cuenta personal; movimientos financieros que ella ocultaba y avalaba aprovechando el cargo que ejercía.

La indiciada se presentó voluntariamente a la audiencia de imputación de cargos y luego de reconocer que cometió el delito, se enfrenta a una pena mínima de nueve años de prisión.