Una nueva polémica se generó en el país luego de que el ex presidente y senador Álvaro Uribe Vélez se saliera de la plenaria del Congreso que escuchaba a las víctimas, porque no le permitieron una réplica a la intervención que hizo Gloria Gaitán, la hija de Jorge Eliécer Gaitán.

Su salida se produjo en medio de gritos y protestas que alteraron la tranquilidad de la sesión que tenía como propósito rendir homenaje a las víctimas del conflicto en Colombia y escuchar sus posiciones.

Cuando Uribe salía hacia la Plaza de Bolívar, un abogado, Iván David Márquez, le preguntó por qué no escuchaba a las víctimas, a lo que el ex mandatario respondió que lo haría en un contexto democrático, descalificando al propio legislativo.

Uribe pretendía responder a la hija de Gaitán, quien hizo una serie de acusaciones a su gobierno. Como el presidente de la Cámara de Representantes Miguel Ángel Pinto le negó el uso de la palabra, el senador Uribe decidió abandonar el recinto argumentando que cada día el país se está pareciendo más a Venezuela y prueba de ello, según él, es que ya ni siquiera dejan hablar a la oposición en el legislativo.

En la lista se contemplaba la intervención de 43 representantes de las víctimas del país, luego de lo cual podrían intervenir los congresistas, pero Uribe rechazó el que no le hayan dado la palabra anticipadamente, para replicar a Gloria Gaitán.

En medio de esa situación, Alejandra Gaviria Serna, representante de las víctimas de crímenes de Estado, le pidió a Uribe que respetara a las víctimas, tras recordar que había unos turnos de intervención. “El señor Uribe no es Dios, él puede esperar”, añadió.