El personero de Bogotá, Ricardo María Cañón, anunció una investigación preliminar para establecer quienes son los responsables de la muerte de un menor del colegio Marco Fidel Suárez.

El defensor público, se mostró preocupado e indicó que la administración de Bogotá, no tiene programas para prevenir el consumo de alucinógenos en las Instituciones Educativas Distritales.

Las alarmas se  encendieron por intoxicación de 22 alumnos, al parecer, por el consumo de drogas psicoactivas al interior de este plantel, ubicado en la localidad de Tunjuelito.

Los menores intoxicados fueron atendidos en los hospitales del Tunal y Santa Clara, hasta el momento, no se conoce que clase de químico fue consumido por los adolescentes.

El personero Cañón señaló, que en la investigación serán vinculadas las directivas de la institución, por no haber alertado sobre la presunta venta y consumo de estupefacientes al interior del colegio.

El funcionario, hizo un llamado para que se replantee la presencia de la policía en las Instituciones Educativas, evitando así, que se presenten hechos lamentables como éste.

La investigación ya está en curso, si hay alguna responsabilidad por parte de las directivas de la institución educativa, serán sancionados con medidas disciplinarias, aseguró, Ricardo Cañón.