El Patrullero Parra Amín, registra en un vídeo donde recibe dinero de parte de Sepúlveda por la entrega de una base datos llamada ‘Espejos’, donde figuran todos los datos personales de los miembros de las Farc, así como registros SPOA y SIOPER de consulta de la Policía Nacional.

La información que se compraba por grandes sumas de dinero al Ejército y la Policía, tenía que ver con los datos personales de los negociadores de la mesa de diálogos y sus comunicaciones donde se revelaban detalles del proceso, según declaraciones de Sepúlveda a la Fiscalía.

El Patrullero Parra Amín, es el tercer miembro de la Fuerza Pública que es condenado en este caso, y esta sería la cuarta condena proferida por un juez dentro del proceso iniciado en agosto de 2014 por la obtención ilegal de información sobre el proceso de paz que adelanta el Gobierno con las Farc en La Habana.

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente