Santiago Uribe fue detenido por los delitos de homicidio agravado y concierto para delinquir, además de ser investigado por la supuesta conformación, en años anteriores, de un grupo paramilitar denominado ‘Los 12 apóstoles’ que operaba en Yarumal, Antioquia.

Santiago Uribe, rindió indagatoria en abril de 2014 ante la Fiscalía, donde negó haber financiado la creación del grupo paramilitar, también acusados de perpetuar varios crímenes.

Jaime Granados, su defensa, había anunciado la semana pasada que llevaría el caso ante la CIDH para ‘evitar que se siga vulnerando gravemente su derecho a la presunción de inocencia y a su libertad’ y que la Fiscalía ‘condene informalmente a los miembros de la oposición’.

Hoy, Óscar Ivan Zuluaga, dijo en su cuenta de twitter que presentará ante la sede CIDH en Washington, la ´solicitud de medidas cautelares’ por ‘persecución política y judicial contra Santiago Uribe’.

Además de esto, la bancada de congresistas del Centro Democrático, opositora del Gobierno Santos, pide la dimisión del presidente, al que consideran instigador de las acciones emprendidas por la Fiscalía.