El funcionario judicial le otorgó el beneficio después de que Lagos cumpliera la mayoría de pena impuesta por un juez, tras haber aceptado los delitos de concierto para delinquir, prevaricato por acción, abuso de autoridad y violación ilícita de comunicaciones.

A través de una negociación con la fiscalía este hombre se convirtió en testigo en los otros procesos penales y disciplinarios que se adelantan por este escándalo.