La oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios ‘OCHA’, denunció que hay aproximadamente 422 personas entre indígenas y afrodescendientes del Chocó, que han sido víctimas de desplazamientos y sufren restricciones de movilidad debido a la presencia de guerrilleros y grupos al margen de la ley.

En un comunicado OCHA asegura, que en el municipio del Alto Baudó y zonas aledañas, existe la presencia integrantes del Ejército de Liberación Nacional ‘ELN’ haciendo que se restrinja la movilidad a unos 300 habitantes de la zona.

De igual manera el organismo señala, que unos 122 lugareños abandonaron sus viviendas el pasado 23 de febrero y se encuentran desplazados en la cabecera del municipio de Pie de Pató. Entre los desplazados se encuentran aproximadamente unos 66 niños que requieren de protección, albergue y alimentación.

Se especula que los guerrilleros de las Farc, ELN, así como de bandas conformadas por ex paramilitares, que están haciendo presencia en el departamento Chocó, aparte de intimidar a la población civil, están en la búsqueda de cómo beneficiarse de las actividades relacionadas con el narcotráfico.