Lula da Silva, fue presidente de la República brasileña en el período comprendido entre el 1° de enero de 2003 hasta el 31 de diciembre de 2010, cuando le traspasó el mando a Dilma Rouseff, de su propio partido político.

Sergio Moro Juez encargado del caso; donde una red de corrupción se apropió de manera ilegal de unos 2 mil millones de dólares aproximadamente de las arcas de la petrolera estatal Petrobras; ordenó la operación, que según los medios locales, agentes allanaron la casa del ex mandatario y la casa de sus hijos, además de otras residencias familiares y de personas allegadas, porque existen sospechas de testaferrato.

El ex mandatario fue trasladado a la sede de la Policía Federal en el aeropuerto de Congonhas para declarar sobres las sospechas de “ocultamiento de patrimonio” y “lavado de dinero”. La situación de Lula da Silva se complica cada vez más tras difundirse la declaración de un testimonio en el caso Petrobras, quien asegura que el ex mandatario “ordenó” sobornar a varios de los detenidos para que guardaran silencio y no colaboraran con la justicia.

Las autoridades judiciales manifestaron que hoy ofrecerán una rueda de prensa para brindar detalles sobre la operación e investigación del caso del ex mandatario y su familia.

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente