La bomba estalló en la boca del coronel Fredy Gualteros, comandante del Batallón de Servicios en Bucaramanga. En un mensaje de voz al WhatsApp de sus compañeros de curso, donde se le quiebra la voz y llora, hace denuncias de grueso calibre en contra de dos coroneles de la Segunda División del Ejército: coroneles José Antonio Siabato y Antonio Zaraza, jefe del Estado Mayor y comandante de un batallón del Ejército.

“Se han presentado muchas novedades, quieren hacerlo corromper a uno pidiendo dineros para pagar novias, asignar vehículos, pagar cuatro millones mensuales a la novia de un comandante de una brigada para que trabaje acá, hacer muchos ‘chuecos’. Me paré en la raya ante el Comandante de la Brigada y Jefe de Estado Mayor (….) Nadie me conoce por ladrón y no voy a robar para otro (…) Yo creo que en este momento voy para la civil, pero me voy con dignidad, quiero que sepan eso. Tengo unos hijos y les he demostrado qué es la honradez. Salgo crucificado porque me paré en la raya al jefe del Estado Mayor que me pidió plata, a un comandante de brigada deshonesto, donde trae la amante, la trae a casas fiscales donde hay niños (…)”.

El general Jaime Carvajal, comandante de la Segunda División del Ejército, informó a Caracol Radio que los tres coroneles involucrados en este escándalo se defienden de una investigación disciplinaria interna por parte de la institución.

“Quiero aclarar que antes de escuchar el audio del coronel Fredy Gualteros

, yo tuve una reunión con él, con el coronel Zaraza y el jefe del Estado Mayor de la Primera Brigada para establecer realmente cuál era el problema y cuál era el disgusto que tenía el coronel Comandante del Batallón de Servicio con sus comandantes. En esa reunión, el coronel me informó de algunas anomalías a lo cual le informé que el derecho de las cosas era que él me pasara el informe para iniciar una investigación disciplinaria o una preliminar para establecer responsabilidades sobre lo acontecido”.

El general Carvajal, según contó a Caracol Radio, ordenó abrir la investigación. “No sé en qué momento el coronel, en una forma desatinada, envío ese audio a sus compañeros de curso que después se volvió viral (…) con audio o sin audio la investigación se había abierto”.

A los coroneles José Antonio Siabato y Antonio Zaraza, jefe del Estado Mayor y comandante de un batallón del Ejército, se les abrió una investigación preliminar disciplinaria “para establecer si hay o no mérito para abrir una investigación formal. Y al coronel Gualteros se le abrió una investigación disciplinaria por utilizar los medios no adecuados para las quejas, de acuerdo a nuestro reglamento castrense”.

Caracol Radio conoció que los coroneles Siabato y Zaraza ya rindieron declaraciones ante la Inspección General del Ejército. Y a Fredy Gualteros (quien denunció) se le amplió la declaración.

Según se ha trascendido, los tres oficiales podrían salir de sus cargos. En menos de un mes concluiría las investigaciones, pero el general Alberto José Mejía, comandante del Ejército en Colombia, pidió celeridad y claridad con urgencia de este episodio.