En Colombia la cifra que hay de niños y jóvenes entre los 5 y 17 años de edad son 11 millones 135 mil, y según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, ‘Dane’, 1 millón 18 mil trabajan, de los cuales el 47.1 por ciento dijo haber recibido paga alguna por su labor, mientras que el 16.5 por ciento manifestó que su paga era un poco más de medio salario mínimo.

De acuerdo al Dane, en el último trimestre de 2015 la cifra de trabajo infantil disminuyó en comparación con años anteriores. Esta vez alcanzó el 9.1 por ciento, mientras que en 2014 se ubicó en 9.3 porciento.

Para Carmen Tangarife, Investigadora de la Escuela Nacional Sindical ‘ENS’, se trata de indicadores muy altos, reflejando que los pequeños se están dedicando más a trabajar y a cumplir con ciertos oficios del hogar actividades que en la mayoría de los casos implican un riesgo.

Tangarife, plantea que para comprender las motivaciones que provocan este fenómeno, primero habría que entender la dinámica laboral de la ciudad y analizar cómo es la tasa de desempleo de los jefes del hogar.

Aunque muchos niños y adolescentes señalan que les gusta trabajar para tener su propio dinero o que deben participar en la actividad económica de la familia, además de otras justificaciones como costearse el estudio, ayudar en los gastos de la casa, incluso comentaron que el trabajo los forma, los hace horados y los aleja de los vicios.