Faltan solo 10 días para que inicie la campaña electoral y el mismo tiempo para que se cierren las inscripciones de candidatos; por eso el foco de los medios de comunicación está sobre los partidos políticos que quieren dar cuenta de las diversas polémicas alrededor de los avales.

La Fundación Paz y Reconciliación reveló que hay 140 candidatos a las alcaldías y gobernaciones cuestionados por investigaciones penales y disciplinarias, así como candidatos cuestionados por nexos con fuerzas ilegales o corrupción.

El estudio cuenta cuáles son los candidatos, cuáles son las indicaciones que se le hacen, a qué partidos corresponden, a cuáles les piden avales o si se están postulando por firmas.

Por ese estudio y otros de diferentes organizaciones sociales, se ha generado polémica al interior de los partidos, así como por las críticas de sus homólogos. Tal es el caso del Partido Liberal.

Viviane Morales renunció a la copresidencia del partido por no haber, según ella, unas condiciones básicas para otorgar el apoyo a los candidatos.

En su carta de renuncia le dijo a Horario Serpa, copresidente del partido Liberal, que la estrategia tenía que ver con un ejercicio de “cacicazgo político”, que “no de otra manera se puede entender por parte de la opinión pública la reiterada negación de un aval a quien puntea en las encuestas pero que se enfrenta a la caprichosa oposición de los congresistas de la región, o la entrega de avales a personas cuestionadas o sin trayectoria alguna en lo público, cuyo único título es la bendición del respectivo parlamentario”.

La situación se puso más tensa con Didier Tavera, candidato a la gobernación de Santander.

Él está investigado por el asesinato de una persona en Barbosa, debido a las declaraciones de exparamilitares y el hallazgo del cuerpo de la víctima en una de las fincas de su familia en Güepsa, Santander. Además, es hijo de Ernesto Tavera, narcotraficante de la cordillera oriental. Y se presume que su tío, Martín Tavera -quien es dueño de estaciones de gasolina en Santander, sostiene negocios de tránsito en Girón y con otros sectores que han sido cuestionados – le financia la campaña, indica el informe.

Luego de otorgarle el aval a Tavera, el Copresidente y Senador fue el protagonista de una editorial de Varguardia Liberal, donde Alejandro Galvis ?su amigo de infancia- le hizo una fuerte crítica y le recordó que el precandidato fue congresista del partido político fundado por Luis Alberto el ‘Tuerto’ Gil, así como miembro del PIN y fue secretario de la Gobernación del coronel Hugo Aguilar. Todos, salpicados por parapolítica.

“Nosotros tuvimos en cuenta que Didier Tavera no está siendo requerido por ninguna autoridad, pasó todos los exámenes de la ventanilla única, y sabiendo que se iban a presentar el debate, asumimos con toda responsabilidad la determinación de darle el aval porque nos pareció que no tiene ninguna observación de tipo legal, no tiene ninguna observación de tipo ético como persona (?)”, dijo Serpa en el programa Hora 20 de Caracol.

Una situación similar vive el partido de Cambio Radical. Rodrigo Lara, quien es representante a la Cámara, fue elegido como el nuevo director del partido, luego de que Carlos Fernando Galán renunciara a la dirección por el aval otorgado a Oneida Pinto, quien presuntamente tendría relación con el exgobernador de la Guajira, ‘Kiko’ Gómez.

Por el lado del Partido de la U han criticado el aval al vicepresidente Angelino Garzón, a quien el columnista Ramiro Bejarano tildó de corrupto por su cercanía con Raúl Alberto Grajales ?señalado de tener vínculo con narcotraficantes- quien presuntamente financió su campaña y Dilian Francisca Toro.

Ella, enfrenta dos investigaciones: una por presunto lavado de activos y compra irregular de predios al capo del cartel de Cali Víctor Patiño Fómeque; la otra, por tráfico de influencia ante la Dirección Nacional de Estupefacientes. Pero hay otra investigación en etapa preliminar por las declaraciones de narcotraficantes que afirman que le financiaron sus campañas políticas.

En el caso de los conservadores, el punto de quiebre ha sido Arnulfo Gasca, a quien han señalado por tener presuntos vínculos con narcotraficantes y lavado de activos. Su esposa es la alcaldesa de Florencia, Caquetá, Gloria Patricia Farfán, quien fue esposa del narcotraficante Evaristo Porras Ardila. Y, además, es conocido por ser el “Patrón de los patrones”, debido al video de una canción con ese nombre en donde el candidato aparece con escoltas y armas.

Y en la Alianza Verde, el aval a Alfonso Salazar, a quien Rodrigo Lara señala haber estado relacionado con alias ‘Don Berna’.

Pero también hay candidatos que involucran a varios partidos, como por ejemplo Luis Pérez. A él se le acusa de recibir apoyo de paramilitares para su campaña a la alcaldía y de presuntamente haber tenido relación con paramilitares de la comuna ocho y nueve de Medellín. Sin embargo, tiene el aval de la Unidad Nacional y del Partido Liberal.

“¿Sabe cuántas denuncias tuvo Sergio Fajardo y Alonso Salazar por la “donbernabilidad”? Lo que pasa es que Luis Pérez no le cae bien a sectores económicos muy poderosos de Antioquia, porque no lo controlan”, dijo Rodrigo Lara, frente al apoyo del partido Cambio Radical. Por su parte, Serpa dijo: “No vemos que no tenga ningún inconveniente”.

Los nombres de los sindicados son muchos más. El partido Opción Ciudadana y Centro Democrático también, indica el informe, le estarían dando apoyo a personas investigadas por presuntas relaciones con parapolíticos y narcotraficantes.

Sin embargo, personas con “dudosa reputación” no están acudiendo solamente a los partidos, se están presentando por firmas. Por ejemplo, Carlos Fernando Sánchez usó cerca de 200 mil firmas para postularse como candidato a la Gobernación de Santander. Él ha sido sindicado por corrupción, es investigado por doble militancia y es el candidato de Hugo Aguilar, condenado por parapolítica, según la Fundación Paz y Reconciliación.