Mientras el cuida palos del Arsenal se encontraba concentrado con la Selección Colombiana en Barranquilla, Jesica Sterling y sus dos hijos, Dulce María y Maximiliano, dormían en Londres. Cuando en la madruga de este miércoles los ladrones se introdujeron en su vivienda por una ventana de la cocina, tomando las llaves de la casa y las de un Mercedes AMG, avaluado en 150 mil dólares.

A la mañana siguiente cuando Sterling despertó, se percató del hurto, notando, además que faltaba el auto y las llaves, que la ventana y un grifo del agua estaban abiertos; seguido, la esposa del guardameta dio parte a las autoridades londinenses.

En este momento la familia Ospina están algo inquietos y con zozobra, porque a pesar de haber cambiado las cerraduras y de encontrar el vehículo abandonado horas después. Se preguntan ¿por qué los delincuentes no se quedaron con el automóvil y qué era en realidad lo que buscaban?