El día sin carro se hizo con el objetivo de incentivar el uso de medios alternativos de transporte como la bicicleta promoviendo sus beneficios en cuanto a salud, la movilidad, y el ahorro de combustibles, así como de disminuir los niveles de contaminación ambiental y auditiva de la ciudad. Pero son muchos los ciudadanos que comienzan a tener dudas sobre el fin último del día sin carro, incluso, hay quienes acogen la medida con agrado, mientras que otros no tanto, haciendo comentarios que pueden llegar a tener algo de acierto.

Dia sin carro_- 3 -_Algunos usuarios reflexionan diciendo, “…en un día normal Transmilenio y el Sitp utilizan alrededor del 55% a 65% de su flota de buses, y el día sin carro, emplean el 100% con buses de dos y hasta tres vagones y con toda la cantidad de personas embutidas como si de una lata de sardinas se tratara, la fuerza que debe producir el articulado  es bastante para poder moverse, será ¿qué se generará menos emisiones que en un día normal?…”

 

Hay que tener en cuenta que no todas las personas tienen el acceso a una bicicleta, bien sea, porque su economía no se los permite, su condición física tampoco, por que su labor le exige guardar una adecuada imagen personal, los recorridos son extensos, no les gusta, el aire está muy contaminado, en fin, por estas y otras razones son muchos los bogotanos que recurren al transporte público.

Bastantes sDia sin carro_- 2 -_on las medidas que se toman porque existe un interés y no propiamente el interés de ver una sociedad satisfecha y llevando una calidad de vida plena, como alguna vez se mencionó en la publicidad de Transmilenio cuando iniciaba, “Transmilenio mejorará la calidad de vida de los Bogotanos”

 

Esa ciudadanía insatisfecha es qDia sin carro_- 4-1 -_ue la que se pregunta: Día sin carro? o beneficios para el estado? Y plantean “… ¿Por qué no mejor un día gratis de Transmilenio? […], mejor aún, una tarifa acorde al servicio que prestan, […], antes se pagaba menos y uno se iba tal cual se va uno hoy en esos buses rojos, antes peor…”

Los bogotanos mencionan que viven tiempos de espera interminables, buses todo el tiempo llenos, con estaciones a reventar de gente “…en las estaciones con tanta gente, uno ya no camina, porque los tumultos lo llevan y lo traen a uno…”, robos, riñas e intolerancia por la desesperación, son algunas de las tantas cosas que pasan en el sistema.