El desmayo sufrido la semana anterior en el municipio de Floridablanca en Santander, en pleno acto público, es tan solo el más reciente de una cadena de episodios trágicos en la carrera de Vargas Lleras cuyo principal objetivo es tomar juramento ante el Congreso de la República como Presidente de los colombianos en agosto de 2018.

Accidente en alta mar

A comienzos de 2002 Vargas Lleras se encontraba de vacaciones con su hija en las paradisíacas islas de San Martín, cuando se vio envuelto en un remolino o corriente de agua que lo envió al fondo del mar golpeándose fuertemente contra la roca marina, accidente que le provocó nada menos que el desprendimiento de la cara del cráneo.

En la isla, el centroislas san martin__--1--__ de salud resultó insuficiente para atender semejante emergencia. Vargas Lleras tuvo que ser trasladado a Bogotá en donde fue intervenido quirúrgicamente durante más de doce horas, fue necesario que le implantaran en su rostro unas placas de platino que aún lleva.

Quiste postelectoral

En marzo de ese mismo 2002, Vargas Lleras fue elegido Senador de la República, pero antes de tomar posesión, tuvo que ir de nuevo a urgencias por cuenta de un quiste en su hígado, que lo dejó 45 días hospitalizado.

Regalo `bomba`

El 13 de diciembre de 2002, tres días antes de que terminaran las sesiones ordinarias del Congreso, Vargas Lleras quiso darle una revisión personal a su correspondencia. Lo hizo en su oficina ubicada en el segúndo piso del Edificio Nuevo del Congreso. Una agenda cuya remitente era su propia esposa Luz María Zapata, resultó ser un engaño. Cuando Vargas Lleras abrió la supuesta agenda, esta estalló en sus manos, provocándole la perdida de los dedos meñique, anular y una parte del dedo medio. El regalo estaba armado con explosivo C4 tan poderoso como la dinamita.

El hoy Vicepresidente también sufrió quemaduras en su rostro y cuello.

Carro bomba, 10 de octubre de 2005.
Carro bomba, 10 de octubre de 2005.

Carro bomba

El 10 de octubre de 2005 Germán Vargas había sido invitado como comentarista al programa Hora20, que en ese entonces conducía el periodista Néstor Morales. Una vez terminó el programa, Vargas Lleras cogió ruta rumbo a su casa, pero en la carrera novena con calle 71 al paso de su caravana, fue detonado un carro bomba.

El vehículo blindado en el que se transportaba Vargas Lleras literalmente quedó en rines, pero aun así, continuó su marcha hasta ingresar a la escuela de Caballería en la carrera séptima con calle 106, hasta donde su cuerpo de seguridad logró llevarlo.

Helicóptero en Sandoná, noviembre de 2012
Helicóptero en Sandoná, noviembre de 2012

Helicóptero en Sandoná

En noviembre de 2012 como Ministro de Vivienda del primer gobierno del presidente Juan Manuel Santos, se llevó otro susto, cuando abordó un helicóptero de la Policía. Pretendía salir del municipio de Sandoná, el aparato intento despegar desde una cancha de fútbol y luego de varias maniobras peligrosas el piloto logró aterrizar la aeronave, que por segundos, parecía precipitarse. El video captado por un celular es realmente impresionante.

Cirugía en el cuello

Este año en agosto, dos semanas después de la dolorosa muerte de su padre, German Vargas Lleras tuvo que ser sometido a una cirugía en su cuello, tras algunas molestias que lo ingresaron a urgencias en la Fundación Santa Fe.

La información sobre esta cirugía fue mínima. Solo se supo que fue ambulatoria.

Desmayo en Floridablanca

El último episodio de este largo historial de tragedias, atentados y accidentes ocurrió apenas la semana pasada. A mediodía del 2 de diciembre, en Floridablanca, Santander, Vargas Lleras en pleno discurso, en medio de evidentes señales de ahogo y de varias convulsiones, se desplomó. Tuvo que ser llevado de urgencias nuevamente y aunque se dijo que se trataba de un caso de estrés, la realidad es que tendrá que ser intervenido quirúrgicamente en su cabeza debido a un tumor benigno, que debe ser retirado.