Algo que puede resultar tan crucial como las mismas respuestas que se dan durante el proceso de selección, es toda conversación superficial que nazca antes o después de la entrevista de trabajo, porque permite ver el potencial y el carácter del candidato entrevistado.

La consultora británica Resurgo Trust, especializada en capacitar a jóvenes de bajos recursos para su ingreso en el mercado laboral, reveló las frases que pueden y no pueden hacer quedar bien al candidato.

Las frases que no hacen quedar bien:

  • Resaltar algún defecto físico: “¿Nervios? No, soy así. Pero me sucede cuando estoy frente a algunas personas”.
  • Dar una imagen poco agradable: “La hinchazón bajó muchísimo. Deberías haberme visto ayer”.
  • Revelar demasiada información: “¡No sabía que el tráfico estaba difícil! Nunca me levanto tan temprano”.
  • Mostrar desorganización: “Antes de que empezar, debo revisar que esté en la dirección correcta y tenga todo en orden”.
  • Un chiste demasiado raro: “Doblé a la izquierda, porque creí que me estaban siguiendo de nuevo”.
  • Un lance demasiado informal: “¿La recepcionista tiene novio o me estaba diciendo mentiras?”
  • Ir al grano muy rápido: “Voy a ser honesto: ¿es posible un adelanto de mi salario?”.

Las frases que hacen quedar bien pero hay que tener el cuidado de no denotar lambonería o zalamería:

  • “¿Nervios? No, estoy entusiasmado. Este parece un buen lugar para trabajar”
  • “¿Cómo estuvo tu fin de semana? ¿El mío? Corrí una media maratón, era un evento a beneficio”
  • “Lindo clima, ¿no? Me encanta esta época del año”.
  • “Estuve investigando un poco sobre la empresa y me impresionó su desempeño el año pasado”
  • “¡Qué edificio increíble! Debe tomar cierto tiempo aprender a moverse por acá”
  • “No, no tuve que esperar mucho. Y me atendieron bien”
  • “Tengo que ser franco: me parece que yo encajaría muy bien acá”

Se debe pensar muy bien antes de hablar y escoger asertivamente las primeras 12 palabras antes de iniciar la conversación formal para causar una buena impresión al entrevistador generando cierta empatía con el interlocutor así no se utilicen frases de cortesía.