A comienzos de diciembre del año en curso, se produjo gran un escándalo, que cuestiona la imagen de la institución policial en el imaginario colectivo; luego que Vicky Dávila denunciara ante la Fiscalía, las interceptaciones y seguimientos ilegales de las que están siendo objeto ella, Claudia Morales y su equipo de trabajo, por parte de un equipo compuesto aproximadamente por 30 policías. Todo parte de revelar información, donde se cuestiona la ética y la moral de los altos mandos de la institución.

En La emisora La F.M. Vicky Dávila reveló varios emails que recibió por parte de un anónimo, donde le narra, cómo es que están operando y la información que manejan acerca de su equipo trabajo y de personajes del mundo periodístico a través de un alias. También le menciona, como es que mandos medios de la policía manipulan a policías, políticos a través de información que en su mayoría es falsa para lograr ciertos objetivos. Asegura, que en este momento uno de sus objetivos es buscar la forma de hacerles perder credibilidad.

Dávila y Morales, dan por sentado que realmente han obtenido información de sus correos, llamadas e incluso conversaciones de chat. Morales asegura que han obtenido información hasta de una cuenta de Hotmail del año 98, cuenta de correo que fue bloqueada tras revelarse las interceptaciones por parte del Ejército en 2014.

La situación ha llegado hasta tal punto, que por orden del presidente Juan Manuel Santos, es hoy, investigada por una comisión civil. Según Morales, el mandatario se ha mostrado indiferente al tema, porque quizás no quiere que su gobierno se parezca al de Uribe, un gobierno de chuzadas.

“…Lo único que tenemos claro es que en esto el Gobierno nos dejó solos, y eso hay que asumirlo así…” dijo la periodista.