Desde que Britney Spears sufriera una crisis en 2008, todos sus asuntos legales y financieros pasaron a manos de su padre Jamie Spears y, según informa el portal TMZ, no hay planes de que esta tutela vaya a finalizar.

Fuentes cercanas a Britney aseguran que las dos tutelas puestas en marcha, una para la propia cantante y otra para sus finanzas, están siendo exitosas y todas las partes implicadas están contentas con el acuerdo. Además, Britney contaría con “una sustancial libertad cada día para tomar sus propias decisiones”.

El patrimonio de Britney -madre de Sean Preston (9) y Jayden James (8) junto a su exmarido Kevin Federline- se estima en 49 millones de dólares, y solo el año pasado su tutela generó 14 millones de dólares brutos.

Pero tanta supervisión no es del agrado de todos, y probablemente influyera en la ruptura de Britney y su novio Charlie Ebersol.

“Britney tiene un montón de problemas, y eso es difícil de asumir para un joven soltero. El hecho de que Britney esté aún bajo tutela es obviamente muy revelador. No puede lidiar con sus propios asuntos. Charlie no quería convertirse en una figura paterna en su vida. Ella lo estaba exigiendo y él se sintió atrapado”, aseguraba un informante a RadarOnline.com.