La Misión de la ONU en Colombia calificó hoy de “inapropiado” el comportamiento de dos miembros de su misión de observadores en el país, que aparecen en un vídeo bailando con guerrilleras de las FARC en un campamento en donde están preagrupados los rebeldes antes de iniciar su tránsito a la vida civil.

Las imágenes fueron grabadas por la Agencia Efe en Nochevieja en un campamento de las FARC en cercanías del caserío de Conejo, en el departamento caribeño de La Guajira, donde está situada una de las zonas veredales transitorias de normalización, en las que deberán reunirse los guerrilleros antes de dejar las armas y desmovilizarse.

En la grabación, publicada este 1 de enero por Efe, se ve a dos representantes de la ONU, vestidos con el chaleco azul que los identifica como observadores de ese organismo, bailando con dos guerrilleras al ritmo de música vallenata, típica de esa región de Colombia.

“Este comportamiento es inapropiado y no refleja los valores de profesionalismo e imparcialidad de la Misión. La Misión de la ONU en Colombia tomará las medidas que correspondan”, señaló el organismo en un comunicado en el que fija su posición por el vídeo que generó polémica entre políticos colombianos.

Agrega que la Misión de la ONU en Colombia “reitera a la opinión pública su total compromiso con una verificación objetiva y rigurosa del Acuerdo de Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo y Dejación de Armas”.

El campamento de las FARC donde fueron grabadas las imágenes está a unos cinco kilómetros de distancia de Pondores, el lugar donde se sitúa la zona veredal transitoria de normalización que albergará a los guerrilleros y que incluye un puesto de la Misión de Monitoreo y Verificación (MM&V), mecanismo tripartito del que hacen parte miembros de la ONU, del Gobierno colombiano y de la guerrilla.

Al comentar el vídeo publicado en medios colombianos, la congresista María Fernanda Cabal, del opositor partido Centro Democrático, fundado por el expresidente y senador Álvaro Uribe, dijo que no se puede confiar en el proceso de verificación que hace la ONU.

“Es una vergüenza eso que pasó. La ONU debe demostrar que hace su papel con seriedad y no estar participando en parrandas navideñas. La ONU es una empresa burocrática internacional que no tiene sentido”, dijo Cabal a Caracol Radio.

El senador Juan Diego Gómez, del Partido Conservador, dijo a la misma emisora que el Gobierno debe poner más atención a ese tipo de denuncias porque “genera muchísima desconfianza. Es un manto de duda sobre la efectividad del proceso que se está adelantando”.

El senador Armando Benedetti, del Partido Social de Unidad Nacional (Partido de la U), que hace parte de la coalición de Gobierno, aseguró que ese tipo de cosas no deben pasar, pero criticó al partido de oposición por utilizarlas con fines políticos.

“Tampoco la oposición debe dramatizar las cosas como lo están haciendo. Bailar y tomar (beber) no está prohibido y debemos celebrar que estén bailando y no echando bala. Creo que no podemos caer en el error de decir que por esas cosas se dañó el proceso de paz”, dijo el parlamentario a Caracol Radio.

El Gobierno colombiano y las FARC firmaron el pasado 24 de noviembre, en Bogotá, un nuevo acuerdo de paz que se implementa actualmente en el Congreso a través de varias leyes.