Aunque los 60 mil habitantes del Banco Magdalena siguen sobreviviendo con los recursos que brinda la región y el río Magdalena. La falta de desarrollo industrial en el sector agropecuario hace que la informalidad sea la alternativa de subsistencia que agrava los indicadores de pobreza en sus habitantes. Sin embargo, sus gentes piensan que una pieza importante para el desarrollo de esta parte del país sería una alternativa universitaria, ya que sus jóvenes deben migrar a Bucaramanga, Santa Marta o Barranquilla para tener acceso a estos niveles de educación.

Como si fuera poco, la realidad que viven los pobladores, va más allá de la falta de instalaciones universitarias o de un hospital con déficit de 20 mil millones de pesos, que incluye pagos, arrendamientos y nómina atrasada. Es una población que no cuenta con alcantarillado, agua potable, además de no tener conexiones inter-departamentales.

Tal parece que cuatro años Gestionados por Cotes Habeych no fueron la solución. En este momento los banqueños cuentan con una alternativa, el candidato a la Gobernación Jota Vives, que cree poder cambiar esa realidad.