No ocultaron su molestia por las decisiones arbitrales en la semifinal de la Copa de Oro.

Los jugadores de la selección de Panamá, que perdieron el partido de semifinal por 2-1 en la prórroga frente a México, por culpa de dos polémicos penaltis que señaló el árbitro estadounidense Mark Geiger, mostraron en las redes sociales, al concluir el partido, una pancarta con el mensaje “Concacaf Ladrones”.

Así de claro y contundente fue el mensaje de la selección de Panamá tras lo ocurrido en el juego contra México, el cual perdió tras la marcación de dos penales que desataron la polémica y un conato de pelea en el campo del Georgia Dome, de Atlanta, escenario del encuentro.

Según imágenes difundidas por el medio ‘Rpctv Panamá’, tras perder el partido contra el ‘tri’, los jugadores dentro del vestuario posaron serios con una pancarta que tacha de ladrones y corruptos a los organizadores de la Copa Oro.

Con 10 jugadores, tras sufrir la expulsión de Luis Tejada desde el minuto 25, Panamá fue superior a México y con un gol de Román Torres tuvo a su rival al borde de la eliminación, hasta que el árbitro señaló un polémico penal para los ‘aztecas’ a dos minutos de terminar el tiempo reglamentario.

La decisión generó que los panameños, enfurecidos, quisieran abandonar el campo y dejar más en evidencia a la Concacaf en un momento en el que sobre la organización y sus directivos hay todo tipo de sospechas con el escándalo de la corrupción en la Fifa.

Tras un conato de enfrentamiento de todo el equipo de Panamá con los árbitros y el representante de la Concacaf, con el que valoraron la posibilidad de dejar el campo, se decidió continuar con el partido en medio de un ambiente tenso.

El enfado del equipo panameño llegó al máximo cuando, de nuevo, Geiber señaló un segundo penalti al finalizar la primera parte de la prórroga y Andrés Guardado, autor también del primer tanto, sentenció la victoria de México (2-1).

Nada más concluir el partido, los jugadores panameños se fueron a buscar a Geiger, quien tuvo que ser escolta por la seguridad del campo y los responsables de la Concacaf, quienes lo protegieron hasta llegar a los vestuarios.

México avanzó así a la final de la Copa Oro, en la que enfrentará a Jamaica, equipo que en la primera semifinal le ganó de forma sorpresiva por 2-1 a Estados Unidos, actual campeón del torneo de selecciones más importante de la Concacaf, que se disputa cada dos años.