A interrogatorio fueron llamados Nazareno Conrado, representante legal de la empresa Nave ltda; Édgar Israel Molina, representante legal de Servicios Integrales Automotriz ltda, y Ludy Batista Arrieta, jefe de suministros del Senado de la República, en el marco de la investigación que se adelanta por las irregularidades halladas en las enajenaciones de 99 vehículos de propiedad de esta cámara legislativa.

Las investigaciones se realizan por la presunta comisión de los delitos de contrato sin cumplimiento de requisitos legales, prevaricato y concierto para delinquir. Según el trabajo que están realizando los miembros de la Policía Judicial en el Congreso y otras oficinas, estas personas podrían haber incurrido en omisiones durante las fases preliminares y liquidación del contrato sobre los automotores, así como en el control del inventario de bienes del Senado y sobre la posible utilización que de estos vehículos se estaría dando para actividades delictivas.

El pasado 11 de abril se abrió la investigación por las posibles irregularidades en la contratación relacionada con la subasta de vehículos del Senado de la República debido a la captura de Luis Javier Rojas Morera en un vehículo que figura como propiedad de la corporación. Del mismo modo, John Jairo López Montero, presunto miembro de una banda criminal en el Meta fue capturado en un vehículo a nombre del Senado.

El contrato, de número 420 del 2012, ha sido objeto de este trabajo investigativo pues su propósito era la subasta de los vehículos que el Senado ya no requería y que había sido suscrito por la compañía nave ltda. Según las primeras indagaciones, al menos 99 vehículos habrían sido entregados por el Senado al contratista y, a pesar de haber sido reportada su venta a terceros, los traspasos no se han consumado.

En este trabajo ha sido entrevistada Astrid Salamanca Rahín, actual directora administrativa del Senado, y Ludy Batista Arrieta, jefe de suministros de esa corporación.

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente