La hipótesis cobra fuerza 30 años después de los hechos, tras las últimas evidencias que se han descubierto en torno al asesinato y desaparición de varios funcionarios de la corte suprema así como guerrilleros del M19 y visitantes ocasionales.

Las evidencias que analiza el ente acusador, tienen también relación con las declaraciones de los ex funcionarios del gobierno para la época de los hechos.

En el caso de la ex ministra de comunicaciones, Noemí Sanín, declaró ante la fiscalía cuarta delegada ante la corte, que el ex presidente Belisario Betancur si logró tener comunicación con el presidente de la corte Reyes Echandía

Sin embargo Sanín aseguró que esa comunicación fue corta, ya que al parecer, un tercero la interrumpió.

Supuestamente los guerrilleros del M19 que sobrevivieron al holocausto y otros que no participaron en los hechos habrían acordado no revelar detalles de la toma y lo que ocurrió al interior del Palacio de Justicia, como lo ocurrido en el cuarto piso en donde al parecer fueron asesinadas varias personas a sangre fría y donde al parecer se dieron ejecuciones extra judiciales

Lo mismo habría ocurrido por parte de los ex funcionarios, quienes no habrían querido revelar cuáles fueron las decisiones que se tomaron en torno a la recuperación de la corte suprema o la retoma del palacio y la forma en cómo actuaron las autoridades horas después de los hechos.

En los próximos días, La Fiscalía revelará, si esta hipótesis de un pacto de silencio en realidad se dio y quienes habrían sido los gestores, tanto por parte del M19 como por parte del gobierno.

Cabe recordar que La Fiscalía llamó a declarar a los ex ministros de la época y otros dirigentes políticos así como a varios integrantes del M19, algunos de los cuales, ocupan hoy importantes cargos públicos.