El Señor Sendi Vera, de 63 años de edad, ingresó al Hospital Universitario San Ignacio por Urgencias, alrededor de las siete de la noche, debido a un fuerte dolor abdominal.

Desafortunadamente no solamente este hospital, sino la gran mayoría, llevan a cabo un procedimiento conocido como “TRIAGE”, que consiste en clasificar a los pacientes de acuerdo a la urgencia con la que ingresan, de esta manera, los pacientes en rojo requieren de atención inmediata, los pacientes en amarillo presentan riesgo vital pero puede esperar una hora y los pacientes en verde no tienen comprometida su vida y su espera puede ser hasta de seis horas.

Erlinda Santana, esposa de la víctima, aseguró que rogaba para que atendieran a su esposo, “…por favor atiéndamelo le decía a una enfermera, yo lo pago, pero necesito que lo vea un médico, está gritando del dolor…”, pero la enfermera lo único que le dijo a la desesperada mujer, ‘era que tenía que esperar porque así eran los procedimientos, además habían más pacientes por atender y el médico estaba muy ocupado’. Erlinda muy conmocionada recalcó, “…es muy injusto, porque después de una hora de muerto lo llamaron para ser atendido…”

El hospital explicó que no existía negligencia por parte de ellos y que todos los pacientes tienen que pasar por este procedimiento antes de ser atendidos. Al Señor Sendi lo llamaron para tomarle signos vitales y lo encontraron estable, así que ellos decidieron darle paso a casos más urgentes.