La función se denomina, Wi-Fi Assit, que permite que los teléfonos celulares se conecten al plan de datos cuando la señal de internet inalámbrica o WiFi es débil. Ya se imaginarán que los usuarios más afectados son los que poseen planes limitados, cuyas facturas se disparan al momento de rebasar ese límite y ni que decir de los que poseen planes ilimitados.

Por esta razón, Scott Phillips y Suzanne Schmidt, de Florida, presentaron este viernes una demanda colectiva ante el Tribunal de Distrito de San José, California, objetando que la factura de su teléfono móvil se disparó debido a la nueva función del iPhone, la mencionada demanda ya trascendió este lunes a los medios.

Los demandantes insisten que la compañía estadounidense debería asumir los costes de ese tipo de facturas y las de otros usuarios con problemas similares, ya que el costo aparentemente asciende a los cinco millones de dólares.

La empresa con sede en Cupertino, California, no se ha pronunciado al respecto, pero este mes público en la web, una guía sobre la función Wi-Fi Assist, donde advierte que la factura podría aumentar si no se desactiva.