Según la Fiscalía, el periodista venía siendo investigado desde hacía tres meses, porque supuestamente el comunicador era el encargado de desviar las investigaciones penales a través su profesión.

El periodista es señalado de apoyar la organización de ‘Pedro Orejas’ por acordar reuniones con la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad, en los momentos en que dicha entidad había cancelado la licencia de una de las empresas de Pedro Nel Rincón.

Como pruebas tienen unas 20 conversaciones entre el periodista y personas cercanas a ‘Pedro Orejas’ con las que demuestran dicho vínculo.

La Fiscalía le imputará a Rubio el delito de concierto para delinquir.