En realidad, la rebautizada finca La Corona es “la suma de cinco predios procedentes de baldíos entregados por reforma agraria”, terreno cuya área comprende 243 hectáreas y excede en tres veces y media lo permitido por ley, según revela Daniel Coronell en su columna de Semana.

Esta misma situación se repite en otra finca de Jorge Ignacio Pretelt, en Los Córdobas, llamada Los Farallones, propiedad que “viola el límite legal más de nueve veces”, ya que según cita del Incoder la ley establece que “ninguna persona podrá adquirir la propiedad sobre terrenos inicialmente adjudicados como baldíos si las extensiones exceden los límites máximos para las unidades agrícolas familiares en el respectivo municipio o región”.

¿De dónde ha sacado este funcionario el dinero para comprar todas estas propiedades?

Esa es la pregunta que plantea el informe periodístico de Semana ya que, según Coronell, Pretelt como magistrado del Consejo Nacional Electoral (CNE) “ganaba 11 millones de pesos”, y ahora en la Corte Constitucional “recibe un salario de 23 millones”.

El primer puesto como magistrado del CNE lo ejerció “entre 1998 y 2002”, y el segundo cargo desde 2009 en la Corte Constitucional, en donde es presidente de ese Tribunal desde febrero de 2015, de acuerdo con la entidad judicial.
Por si las cuentas no terminan de cuadrar, Pretelt, en su declaración de renta y patrimonio, dijo a la corte que apenas tenía “un apartamento en Bogotá en donde reside con su familia, otro en Cartagena, tres lotes urbanos en Montería, dos fincas en Arboletes, otras cuatro en Ciénaga de Oro y una más en Los Córdobas”, según conoció la revista.
Sin embargo, la investigación judicial determinó que sus propiedades en Bogotá son muchas más de las que dijo.

“En Bogotá donde decía que solo tenía un apartamento y dos garajes. Le han encontrado 11 propiedades.”

Además, agrega el informe periodístico, lo de Cartagena tampoco sería verdad, ya que a su nombre aparecen “dos” apartamentos y “un lote”.

Y falta más:

“En la ciudad de Montería no tiene simplemente tres lotes como se lo aseguró a la presidenta de la Corte Constitucional. Hay cinco propiedades que incluyen un local comercial, una oficina, un apartamento, una casa y un parqueadero”.

Sobre las millonarias propiedades de Pretelt, su abogado, Abelardo de la Espriella, explicó que su cliente “es rico por parte de madre”. Sin emba habría una contradicción ya que en la declaración de bienes el mismo magistrado dijo sobre los heredados a su madre, Miriam Chaljub, que “hasta el momento no se ha llevado a cabo la repartición de bienes en sucesión”, apunta el informe.
En ese sentido, la Fiscalía General de la Nación solicitó el 13 de marzo imponer medidas cautelares sobre 2 predios de Pretelt en Medellín (La Corona y Alto Bonito), por considerar que están “involucrados en el delito de desplazamiento forzado”, así como en un aparente “concierto para delinquir y lavado de activos agravado”.
La única explicación en este asunto es que “Quizás se haya ganado el baloto o haya vendido novillos a muy buen precio”, concluye Coronell.