Desde que iniciaron las investigaciones en contra de la alcaldesa de Florencia, Caquetá, María Susana Pórtela, no se han visto los resultados de la procuraduría frente a las múltiples denuncias por supuesta irregularidades que se venían presentando en el municipio.

La ex alcaldesa Pórtela, su esposo, dos funcionarios de la administración, están siendo investigados por haber supuestamente pagado 800 millones de pesos a 11 concejales, para que aprobaran un cupo de endeudamiento, por encima de lo permitido por la ley.

El 29 de agosto del 2103, fue nombrado como jefe de oficina de la Secretaria de Educación Municipal de Florencia, el docente Jerry Biador Novoa Gutiérrez, tío de Juan Carlos Novoa, delegado para la investigación de asuntos disciplinarios de la Procuraduría General de la Nación.

Novoa, considerado como hijo Putativo de Ordoñez, es quien falló en los casos de los hermanos Samuel e Iván Moreno Rojas, vinculados con el carrusel de la contratación, y también determinó la polémica sanción en contra del alcalde mayor de Bogotá, Gustavo Petro, por el caos de las basuras en diciembre del 2012.

Aunque la procuraduría ha formulado pliego de cargos en dos ocasiones en contra de la señora Pórtela Lozada; uno el 21 de abril, por irregularidades en celebración de 17 contratos y el otro el 12 mayo del 2015, por posibles hechos de corrupción presentadas en tres licitaciones públicas; hasta el momento no se ha conocido una sanción disciplinaria en contra de la exmandataria, hoy recluida en la cárcel del buen pastor de Bogotá, por orden de un juez de control de garantías.

Los denunciantes temen que la mano de Novoa se vea reflejada en las sanciones en contra de la ex alcaldesa.

La señora Pórtela, deberá responder por los delitos de cohecho, prevaricato, falsedad ideológica y enriquecimiento ilícito, en el proceso que adelanta la fiscalía.