Se trata de Lino Carrillo, un profesional petrolero venezolano de altos kilates, que fue acusado de conspiración y de traición a la patria por haber participado en el paro cívico nacional de diciembre 2002 a febrero 2003, y que fue forzado a abandonar el país, encontrando un nuevo hogar en la remota ciudad de Alberta, en Canadá.

Este desgarrador testimonial fue dirigido y producido por Michel Torrealba.

(lapatilla.com)