29 de octubre de 2016 | 5:21 PM | Cali (Valle del Cauca)
Durante su participación en el Congreso XVII de Abogados Javerianos, realizado en Cali (Valle del Cauca) el día de hoy, el Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez Neira, recalcó el trabajo que adelanta la entidad en materia anticorrupción e indicó “preferimos la extradición para los corruptos que la casa por cárcel” .

El Fiscal General invitó a la sociedad civil y a las autoridades para trabajar unidos en pro de combatir lo que denominó “las plagas” que atormentan, hoy, a los colombianos, como son la corrupción, el microtráfico y un proceso de paz con seguridad jurídica, que permita un paz estable y duradera.

Afirmó que para ser una sociedad viable “no le podemos hacer concesiones a la corrupción que está carcomiendo nuestro estado democrático”.

Apropiarse de los dineros de la salud y de la alimentación de los niños en las escuelas, de los recursos del Fosyga, entre otros, ha provocado el deterioro de la legitimidad institucional, agregó.

Expuso el Fiscal Martínez, que está mirando hacia el interior de la misma Fiscalía en esa tarea de lucha la corrupción, “si no recuperamos la autoridad moral no vamos a poder actuar legítimamente contra los corruptos”.

Aseguró que ya se está trabajando en esa materia en todo el país y se está avanzado en convenios de cooperación judicial para obtener información que permita no sólo establecer la responsabilidad de los corruptos sino llegar a sus patrimonios.

“Cuando los corruptos tocan otras jurisdicciones a través de inversiones y de activos en el exterior, producto de sus fraudes al patrimonio público y utilizan el sistema financiero internacional, se asume competencia en otros países”, señaló el jefe del ente acusador.

Esperanza y sentido de responsabilidad con la paz

En su intervención, el Fiscal General expuso que “al país no se le puede secuestrar el sueño de la paz”.

Una paz estable y duradera, que según él, es imprescindible disponer de un mecanismo de cierre jurídico del conflicto, con una jurisdicción especial, con acuerdos que ofrezcan seguridad jurídica a todos los colombianos, tanto a los que se reincorporan a la vida civil, a los agentes del Estado y a los terceros que colaboraron atizando el conflicto armado en Colombia.

Según el Fiscal Martínez la amnistía de los reinsertados, la vigencia de los acuerdos no está definida con claridad, por lo que ha generado incertidumbre. “Necesitamos reglas que nos digan a partir de cuándo nosotros (la justicia ordinaria) reasumimos el conocimiento de las conductas criminosas de quienes en el pasado fueron agentes del conflicto y que en el presente puedan incurrir en nuevos comportamientos contrarios a la ley penal”, manifestó.

Enfatizó también, que para evitar tropiezos de la paz en un futuro, es necesario tener claridad, en la convención y compromisos de alcance jurídico que satisfagan a toda la Nación.

“Tenemos la responsabilidad… de asegurar que los acuerdos le ofrezcan seguridad jurídica y certidumbre a toda la Nación. Eso no es pedir mucho”, aseguró el Fiscal.

Microtráfico: caballo de Troya

En el mismo discurso, el Fiscal fue enfático en manifestar la necesidad de combatir todas las formas de criminalidad, especialmente aquellas que han surgido y que aprovecharían organizaciones delictivas con la desmovilización de las Farc.

Aseguró que debe ser un trabajo mancomunado de todas las instituciones del Estado para no revivir lo de los años 80 y 90. “El narcotráfico silente, mientras estamos ocupados con la paz, nos está ganando terreno”.

Afirmó que las siembras de marihuana empiezan a extenderse inusitadamente, dado que se están aprovechando de un mercado interno, por lo que “el microtráfico se está convirtiendo en una amenaza nacional y si no somos audaces y no lo hacemos con responsabilidad, Colombia estaría a punto de perder toda una generación”, expuso.

El Fiscal calificó de “bellacos” a estas organizaciones delictivas con un propósito criminosos que están induciendo a niños y adolescentes al consumo de estupefacientes en todo el país, para lo cual manifestó que es necesario intervenir su patrimonio económico.

“Tengo los conocimientos económicos para intervenir el patrimonio de la delincuencia en Colombia”, afirmó.

Según expertos analistas en el tema, a final del presente año, los cultivos ilícitos en Colombia llegarían a las 200 mil hectáreas aproximadamente. Actualmente, en sólo Nariño hay alrededor de 32 mil hectáreas.

Asimismo, recordó el Fiscal Martínez que en las últimas 3 semanas se logró la primera sentencia de extinción de dominio por 1.8 billones de pesos. Entre tanto. Al Clan del Golfo se le incautaron 270 mil millones de pesos.

Anunció también que en los próximos días se presentará junto con el Ministerio de Justicia, ante el Congreso, una ley, con mensaje de urgencia, para que los activos incautados sean objeto de enajenación temprana.

Lista cooperación extranjera

Con respecto al apoyo internacional, el Fiscal General manifestó que en los próximos días vendrán a Colombia más de 20 funcionarios del gobierno estadounidense para estructurar una renovada política contra las organizaciones criminales.

Con el gobierno de Panamá, el fiscal anunció que “por primera vez, en esta lucha contra la economía ilícita en Colombia, nos proveerán todas las pruebas que se requieran en la lucha contra el crimen”.

Finalizó el Fiscal General diciendo que “hay esperanza si nos unimos toda la sociedad para combatir estas plagas… y logramos consolidar la paz, será mucha la ventura y la generosidad con la que nos premie el Dios al que nos enseñaron a orar día tras días los padres de la comunidad de Jesús”.