El 22 de junio de 2015, el helicóptero Black Hawk UH 60, explotó justo cuando aterrizaba en un campo minado instalado por un grupo insurgente en zona rural de Teorama, Norte de Santander. El ejército confirmó que esta acción, dejó la muerte de 4 militares y 6 heridos.